pepelopezmarin.es

¿Señor o delincuente?

¿Señor Rajoy o delincuente Rajoy? ¿Señor Bárcenas o delincuente Bárcenas? En días, casi en horas, quien era honorable (“Nadie podrá probar que Bárcenas no es inocente”, Rajoy dixit 2009) ha pasado de ostentar el calificativo de señor Bárcenas a ser un vulgar delincuente que cotiza en la bolsa de los excrementos humanos. ¿Y Rajoy? Quien era o parecía honorable lleva camino de caer en el pozo negro de los peores vicios: la mentira y la negación de sí mismo.

Desde que el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, abriese la espita y optase por cambiar de estrategia y llamase delincuente al “señor Bárcenas”, la palabra ha adquirido las propiedades de un fetiche del que todos quieren participar. Sus ecos rebotan como un sonido que hay que remachar hasta la extenuación… Bárcenas delincuente, Bárcenas delincuente, Bárcenas delincuente, Bárcenas delincuente… se oye hasta cuando cierras los oídos.

Casi no hay portavoz político del Partido Popular que se precie, alto o bajo, hombre o mujer, nacional, autonómico o local, o portavoz mediático, que también los hay éstos días, que no se apreste a ser acólito del argumentario del partido: El delincuente Bárcenas (a veces, se pone el adjetivo por delante para poner énfasis), no nuestro delincuente, si no un delincuente más, entrullado, enrejado, condenado, para el que no existe la presunción de inocencia que tanto reclaman para los suyos. El que hasta ayer mismo era el señor Bárcenas (los papeles son fotocopias, las cuenta B son una falacia…) es hoy ya un vulgar chorizo.

La repiten tanto que la vacían de contenido. Tanto insisten en el calificativo destructivo que la figura del extesorero del PP acaba victimizándose y convirtiéndose de alguna manera en la única vía de esperanza y la única tabla de salvación de una ciudadanía cansada, hastiada hasta la náusea de tanta miseria moral y política. El Bárcenas delincuente es, ahora, el héroe Bárcenas en cuyas manos y memoria está la salvación. Si es que, claro, hay salvación.

Bien es cierto que su insistencia, la del PP, nos recuerda a esos rituales purificadores y exorcizadores que tratan de alejar el influjo del maléfico. El tránsito por el mal es el conducto que llevará al bien. No hay cielo si no existe la posibilidad del infierno. A eso se reduce todo. El bien y el mal. Para llegar a la paz es necesario transitar antes los caminos del horror, sufrir sus rigores, sus confusiones, sus tentaciones. En eso estamos, confusos y transitando ese mal que nos propone Bárcenas para salvarse él y, no sabemos, si, también y de paso, salvarnos nosotros.

Es lo que hace el PP pero en sentido contrario. Un esfuerzo sobrehumano para tratar de hacernos creer justo lo contrario de lo que decían hasta hace cuatro horas. ¿Será suficiente? Y, sobre todo, ¿no acabará invirtiéndose la carga de la prueba? ¿Acabará suplantada la figura del señor Rajoy por esa otra imagen oscura, casi negra, que ya se adivina al fondo del espejo de la corrupción, el señor Rajoy por el (presunto) delincuente Rajoy, del mentiroso, del incapaz de hacer frente al mal simplemente por la vía de nombrarlo.

El juego es tan diabólico que parece que nos quisieran hacer ver que no es posible que ambos personajes puedan ser a la vez señores y/o delincuentes, como si la salvación del uno dependiera necesariamente de la condena del otro, negando así la mayor de las evidencias: que ambos han sido durante veinte años la misma cara de la misma moneda. Que nadie que un día tuvo trato de señor puede acabar un día teniéndolo de delincuente. Bárcenas ya lo tiene. No sabemos (aún) si Rajoy seguirá el mismo camino. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.