pepelopezmarin.es

Odón Elorza y la izquierda de El Tumbao de Alicante

En la mesa de debate organizada por el taller El Tumbao participaron Odón Elorza (d), José María Perea (i) y Manuel Alcaraz Odón Elorza, el exincombustible y exalcalde de San Sebastián –veinte años en el cargo- y hoy diputado socialista en el Congreso, pasó por Alicante hoy viernes con el tiempo justo para vender su discurso regeneracionista, el mismo que le está llevando de “bolos” por media España tratando de encontrar el hilo conductor de un relato que su partido y sus compañeros hace tiempo que, como el mismo vino a reconocer, dejaron aparcado en algún punto del camino.

El lugar, El Tumbao. Un pequeño bajo reconvertido en una sala de debate social, político y cultural de Alicante al servicio de esa izquierda que hace mucho tiempo le pasa como al PSOE: que se mira y ni se encuentra ni se reconoce. La cita, a tenor de lo que allí se dijo y se debatió, parecía propicia para lamerse algunas –muchas, viejas y nuevas- heridas. Y, sobre todo, ver si era posible encontrar algún rayo de esperanza entre los nubarrones que se ciernen con cada nueva salida de sol. Y también, una pregunta: ¿Dónde estaban los jóvenes de esa izquierda?

Junto al diputado y compartiendo mesa con él (es un decir, en realidad eran unas pobres sillas) dos nombres con bastante historia y mucha biografía en Alicante: Manuel Alcaraz y José María Perea, profesor en la UA el primero y periodista el segundo. Y con una pasión común: la política y los movimientos sociales. No en vano han ostentado ambos diversos cargos políticos y de representación ciudadana en su dilatada vida.

Odón, entre amigos, pues casi todo lo que allí había era o parecía fuego amigo, lanzó a lo largo de sus intervenciones una dura enmienda a los actuales y anteriores dirigentes de su partido en la esfera nacional. ¿La razón? No haber actuado con diligencia y valentía ante las demandas ciudadanas (burbuja inmobiliaria, corrupción, preferentes, desahucios, etc.). De esa quema salvó a la militancia de su partido, a la que él se dirige ahora. Al fin y al cabo, y con perdón, ahora su principal clientela.

Puesto a enmendar, valoró Odón Elorza que el Congreso de Sevilla que ganó por la mano Rubalcaba a Chacón había supuesto un auténtico fiasco para su partido. Y esta misma enmienda la hizo extensiva a parte del mandato del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, del que dijo expresamente que falló a los ciudadanos que le votaron por no encontrar un discurso alternativo al que le impusieron desde Bruselas.

Unas treinta personas asistieron a la mesa redonda organizada por el taller de El TumbaoLa tercera pata de su discurso estuvo centrada en insuflar optimismo y tratar de articular una respuesta a la crisis social y política actual desde la regeneración política de su propio partido, la búsqueda de alianzas con “otros grupos de izquierdas” de cara a futuro y la configuración de una nueva oferta política a los ciudadanos que debería cuajar, según dijo, “en un nuevo contrato social”.  

Como dijo el moderador al presentar el debate, “El Tumbao está de pie, y bien de pie”. Lo demostrarían los centenares de socios que tiene ya esta asociación que habría logrado que “algunos incluso hasta paguen”. Los que no parecían estarlo tanto eran la treintena de personas que allí se dieron cita, entre ellos algunos profesores universitarios, gente del PSOE, pero no del aparato (no era ese el perfil), del PCE, de Compromis, gentes –de cierta edad, eso también- a la búsqueda de esas complicidades que les hagan posible  –dicen- articular una alternativa política si los números dan tras las próximas elecciones, en palabras más o menos dichas del profesor Alcaraz.

Había, o quizás es una impresión personal, ganas de buscar respuestas a todo eso y a lo mucho y grave que está pasando en la calle. No estoy seguro de que allí, durante las casi tres horas de debate, se dieran muchas de esas respuestas y sí que se ahondara en las preguntas. Pero si hubo algo, si de algo debió servir este encuentro de gentes de izquierdas servido calentito esta noche en El Tumbao, fue de terapia para un enfermo que no parece apuntar síntomas claros de mejoría. Más bien todo lo contrario.

Y es que, seguramente, sin reconocer la enfermedad será muy complicado que quienes le atiendan puedan aplicarle tratamiento alguno que mejore su estado. A eso parece que vino Odón a Alicante. A ofrecer y a ofrecerse en la búsqueda de algunas pastillas para un tratamiento de choque que es lo que parece necesitaría situación. ¿El título del evento? Perdón, me había olvidado, era tan sencillo como este: ¿Qué está pasando? En Twitter @plopez58   

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.