pepelopezmarin.es

A Castedo le gusta la basura

A Sonia Castedo, alcaldesa en primera instancia por la gracias de Luis  Díaz Alperi I de Alicante, le gusta la basura. Vaya eso por delante y sin desdoro para su persona. O mejor, le gusta el olor y el color del dinero que desprenden esos mismos detritus. Lo que le importa menos son los vecinos que viven cerca de esa inmundicia, de esos montones de desechos que nadie quiere cerca pero que hoy son tan apreciados por unos pocos avispados que ven en ellos el diamante del siglo XXI y la gran oportunidad de negocio. A esas gentes corrientes, a esos ciudadanos, los que viven cerca de la planta de Fontcalent, gentes que solo pagan sus impuestos, que se han organizado contra la basura de Castedo, los traiciona otra vez y los condena a padecer el nauseabundo olor de su decisión y las nefastas consecuencias de otro cambio de rumbo.

No es casualidad que en la Italia del sur detrás de esa misma basura, de su control, de su gestión, casi siempre aparezcan las garras de la mafia y de la cosa nostra. Eso no es casualidad. La basura es hoy el gran tesoro que todos desean y Castedo no iba a ser menos. Todo sea por el dinero. O por el olor del dinero. Por esos nueve millones de euros que espera la primer edil ingresar a través del cobro del impuesto municipal por la llegada de residuos de fuera de la ciudad.

Poco importa que para conseguir este tapa-agujeros Castedo se haya tenido que tragar la palabra dada a esos mismos vecinos, el acuerdo municipal unánime de hace un año que prohibía la llegada de esta misma basura a la planta de Fontcalent, así como la normativa que rige esta misma práctica y que igualmente la prohíbe. Eso solo era decencia y aquí hablamos de basura.

Ahora imaginamos empezarán de nuevo las protestas vecinales, los recursos judiciales, pero nada cambiará la decisión tomada. A Castedo, ya está dicho, le gusta la basura. O mejor, el color del dinero que se desprende de su tráfago. Que detrás de todo esta sorprendente decisión el gran benefactor vaya a ser otra vez el gran constructor amigo y propietario del Hércules, Enrique Ortiz, y no las arcas del Ayuntamiento, eso ya casi ni es noticia ni importa. Al fin y al cabo hablamos de basura. O, mejor, de dinero. Y en eso hay algunos que siempre van por delante. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.