pepelopezmarin.es

Sueldazos en plena crisis y las venganzas de aquí abajo

La crisis, ya se sabe, es para muchos solo una percepción. Y, además, está claro, se ha convertido en la gran oportunidad. Algunos, bastantes, arreglan primero lo suyo y luego empiezan a pensar en todo lo demás. Es, o parece, la imagen que ofrecen muchos de quienes nos aconsejan contención. Lo han hecho los tres nuevos mandatarios de Bankia, antigua Bancaja y Cajamadrid, poniéndose un sueldecito conjunto de 10,15 millones de euros. Mientras, a la nueva entidad no le acaban de cuadrar las cuentas ni la herencia y por donde miras todo parecen números rojos. Son el presidente, Rodrigo Rato, el vicepresidente, José Luis Olivas, y el consejero delegado, Francisco Verdú, que deben haber llegado a la conclusión mancomunada de que lo primero es lo primero y que si hay que ajustarse el cinturón, pues que no los miren a ellos. Debe ser esta práctica común en esta especie de altos ejecutivos que no parece estén precisamente en extinción y que cada vez más se asemejan a una casta. Según un estudio reciente los salarios de los altos ejecutivos de las treinta y cinco principales empresas del IBEX en España alcanzaron cifras récord en 2009, en plena crisis. Una brecha que solo puede traer dolor, incomprensión, y esa palabra tan de moda: desafección. Si de dar ejemplo se trata no deberíamos mirar tampoco a la nueva jefa del FMI (Fondo Monetario Internacional), la francesa Christine Lagarde. La sustituta del ángel caído Strauss-Kahn y nueva número uno del organismo ha decidido que con lo que percibía su predecesor no le llegaba a final de mes y se ha subido el parné el ¡once por ciento! hasta superar ampliamente los 300.000 euros de salario. Pura previsión. O por si las cosas van mal y la echan antes de tiempo, ya que de los dos que le precedieron en el cargo, el mismo Rato y Strauss-Kahn, ninguno terminó mandato. Mientras, eso sí, estos mismos organismos con sus altos e insaciables ejecutivos exigen imposibles a Grecia, dan recetas de austeridad y moderación salarial a quienes apenas arriman a casa unos 600-700 euros a fin de mes o invierten su tiempo en las colas del paro ¿Y aquí, en los ayuntamientos? Lo de aquí es de chiste. Casi no hay alcalde(sa) que no utilice lo de los sueldos para pagar por anticipado adhesiones y silencios. O  ajustar las cuentas con los que no parecen dispuestos al aplauso fácil y al halago permanente, Ripoll dixit mismamente. Es moneda corriente cada día y en cada municipio. Tan grotesto es el panorama que tenemos pintado que sólo basta con mirar lo que está sucediendo en Alicante, Elche, Orihuela, San Fulgencio o Elda para ver de qué va la broma. ¿Para cuándo una ley que  determine las remuneraciones de los  concejales, número de asesores, etc, y que estas cuestiones no estén al albur y la discrecionalidad del primer edil de turno, de sus filias y de sus fobias? Mucho me temo que si para los de más  arriba (Rato y compañía) no hay crisis que pueda con ellos, a muchos de los de aquí abajo el asunto es que ni les va a rozar. Enfrascados como están en el asunto puede que pasemos el verano entretenidos en su cuitas salariales y en sus venganzas de personajillos de sainete. Lo dicho, ¿la crisis?. Sólo una percepción. Y para algunos la gran oportunidad de seguir enfrascados en la rapiña y en la mediocridad.

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.