pepelopezmarin.es

Sesos y vísceras a la hora del desayuno con diamantes

Protestas en Chipre contra el "corralito" impuesto por la UE a los pequeños ahorradoresPor si había dudas, ahí está Chipre como metáfora y como espejo. Afortunadamente ya vamos sabiendo lo que pasa. No quieren nuestra salvación, solo que las vísceras no les manchen los impolutos trajes de tafetán, ni que lo sesos despanzurrados de las víctimas lleguen a salpicar en sus platos de caviar. Por eso releer hoy a Naomi Klein se hace tan necesario para saber que lo que está ocurriendo en la vieja Europa no es lo que nos cuentan, no es una crisis, es una revuelta de los ricos contra los pobres. Que hay casquería humana por todos lados es ya una realidad. 

Su Doctrina del Shock no es ya solo un gran libro donde se explican algunas de las claves de lo más oscuro de lo que pasó en los últimos treinta años en el planeta Tierra (dictaduras sudaméricana, Irak, Unió Soviética, Afganistán…), su teoría (hacerlo todo pronto y rápido para impedir una respuesta) es ya un experimento que ha llegado al corazón de corazones. Chipre es su primera y rotunda manifestación. Pero vendrán más. 

Es esta, cada día que pasa, una realidad a la que se enfrentan los ciudadanos de media Europa cuando se levantan y salen de casa para ir a sus cada vez más precarios trabajos. Las palabras ya no tranquilizan, son como puñales que se clavan en el esternón y ciegan la esperanza. Dice Javier Arenas que ahora, tapadas las vías de agua, ya están listos para aplicar las medicinas de su programa electoral. Pero, ¿quién es este Javier Arenas? ¿A quién quiere seguir engañando? ¿De dónde ha salido este fantasma con aspecto humano? 

Por más esfuerzos que hacemos no podemos evitar que sus palabras, las de Arenas, también como metáfora, nos suenen huecas, como llenas de salitre, untadas de un barniz seco y resquebrajado. Tanto que no es posible oírle un segundo más sin taponarse los oídos. Arenas es un personaje que se ha equivocado de época. Si te fijas bien parece como escapado de algún artículo de Mariano José de Larra. Lo han dejado caer fuera de época y no sabe moverse en un universo cambiante como el actual. No es único. Le sucede también a muchos de la clase (?) política que le acompañan. Y no solo en su partido, el Partido Popular, la epidemia es transversal. De pronto se han hecho viejos y no se han dado cuenta. Utilizan palabras que hace siglos desaparecieron del diccionario y que ya casi nadie entiende. 

Dijo el primer ministro chipriota Anastasiadis minutos después de que la Troika aprobaba el corralito que esta es la mejor de las soluciones. Y quiere que le creamos. Y cuando le oímos no podemos dejar de pensar en esas  palabras del comandante de una nave en vuelo que intenta tranquilizar al pasaje momentos antes de la tragedia. Cuando ya es perfectamente conocedor de que todo está perdido y de que unos segundos después todo saltará por los aires, él insiste en pedir tranquilidad. Que nadie salte por la ventanilla del avión, avisa. Pero nosotros solo vemos caer cadáveres y más cadáveres de los aviones sin rumbo. Y sucede, además, que a bordo solo quedan los paracaídas justos para el comandante y su tripulación. Queremos salvavidas pero solo nos ofrecen palabras. Viejas y rancias.

 El pasaje somos los ciudadanos europeos y los comandante los gobernantes europeos a los que nadie ha elegido y que no solo conducen al desastre, sino que están empeñados en que el desastre (otra vez) es el único camino de salvación. ¿Salvarnos? ¿De qué? ¿De quienes? Y si sucede que el peligro son ellos, ¿quién nos salvará? Todo puro teatro. Puro y rancio catolicismo con unas gotas de luteranismo del todo a cien. Aguantar y esforzaos es el eco que resuena.

Hoy, ya decía, es más necesario que nunca releer a Naomi Klein. Sólo así podremos acabar de entender que esto que pasa no es una crisis. Que es, sencillamente, una voladura controlada de un vuelo de clase turista y cuyo obsesivo y casi único objetivo es tratar de impedir que vísceras y despojos les alteren el decorado de un nuevo desayuno con diamantes que ya está escrito en los manuales de historia del mañana. Pero, afortudamente, ni estamos en 1961, ni Audrey Hepburn está ya para hacernos soñar. En twitter @plopez58 

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.