pepelopezmarin.es

Podemos o lo bueno por conocer

El líder de Podemos, el eurodiputado Pablo IglesiasAún no ha empezado la verdadera cacería pero la sola posibilidad del vuelco electoral precocinado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha abierto la veda. La caza de brujas se ha adueñado del escenario y los perros, aún encadenados, se les ve nerviosos porque olisquean festín. Tomen asiento y prepárense. El espectáculo promete. Se adivina tensión y juego en los bajos fondos. Dentelladas de pánico. Escenas imposibles.

 “Son un peligro para la democracia”, dispara María de los Dolores de Cospedal, sin que en el esfuerzo intelectual de decir la frase se observe que se le haya corrido un milímetro de la sombra de rímel con la que oculta su verdadera faz carpetovetónica. Nada que ver con sus asépticas y comprensivas palabras a propósito de los amigos Bárcenas, Matas o Fabra.

El gurú de la prensa económica mundial prefiere el trazo grueso. “Sus recetas pondrían en peligro a la Unión Europea y al euro”, hemos podido leer a un analista del Wall Street Journal (El Diario de la Calle del Muro en su nombre en castellano), ese oráculo con el que desayunan los tiburones de las finanzas de NY antes de decidir cuál es la presa a abatir cada mañana, sin importarles que en el operativo se deje tras de sí una ristra de cadáveres colaterales que abren nuevas vías de negocio. Si bien se mira, el mismo trazo grueso que el del Gobierno marianista español haciendo lobby en la UE para que las altas instancias europeas se pronuncien contra el partido de los círculos.

Esperanza Aguirre se suma decidida a la fiesta y a la contienda. Y anuncia que sigue con la escopeta cargada. “Yo no me voy a ir”, contestó ufana en una entrevista. En el aire espeso de la conversación con su interlocutora quedó suspendida la frase que no dijo pero que muchos pensaron quería decir. “Ahora que el barco (del PP) amenaza hundirse, ahora que las ratas salen huyendo, que otros se aprestan a asaltar la nave, yo quiero divertirme y voy a cumplir con mi responsabilidad de capitana general del trasatlántico popular madrileño”. Pero las ratas, querida doble condesa de Aguirre, no se están yendo. Te engañas si eso piensas. La mayoría siguen todavía ahí, agazapadas tras los boletines oficiales y las pompas fúnebres de la democracia de salón de algunas administraciones públicas convertidas en bodas de conveniencia. Bien lo sabes tú. Piensa, si no, en tus gürteles, tus guerras púnicas, en esas tarjetas black que desnudaron a tus amamantados ahijados, en el pecado original del  “tamayazo” que te ascendió a los cielos.

Por ahí enseñan también el hocico Pedro Sánchez y la presidenta andaluza, Susana Díaz, aunque lo suyo, comparado con lo otro, parezcan balas de fogueo. “Populismo, populismo”, grita la pareja socialista de hecho a modo de mantra. Tanto empeño ponen en su acusación como en huir de la sombra de los EREs que les persigue. Les disparan aún a sabiendas que son de los suyos y que un día, ley de vida, puede que tengan que ayudar a restañar las heridas por ellos provocadas.

Así el paisaje, dicen que lo inteligente sería hacerse preguntas para, luego, intentar buscar las respuestas. Primero una cosa, luego la otra y en ese orden. Eso debe ser para otros. Aquí, casi todos prefieren ir rápido. Recortar trayecto. Evitar los incómodos interrogantes. Por eso se apresuran a darnos las respuestas que nadie les pide, pero no saben, o no quieren saber, que las preguntas eran, son, otras. ¿Qué hicieron todos ustedes para impedir que la travesía llegara hasta el naufragio de la esperanza? ¿Dónde estaban, hacia dónde miraban, qué dijeron cuando los síntomas pasaron a ser fiebre alta, cuando la fiebre allanó el camino a la gangrena y la gangrena llenó el barco de vías de agua por dónde aparecieron las vísceras aplastadas de la gente anónima desahuciada de sus casas y estafada por sus banqueros, despedida de las fábricas?

Miguel Bosé, en otra entrevista, lo expresaba muy bien estos días y se negaba a levantar la tapa del miedo. A la pregunta exacta y necesaria respondía con las palabras justas: “Mucha gente en este país estamos empezando a pensar que, por una vez, más vale bueno por conocer que malo conocido”. Los refranes, ya se sabe, también pueden equivocarse.

Por eso debe ser que la gente, mucha gente, esta perdiendo el miedo y solo quiere que le dejen hacer las preguntas adecuadas. Ya habrá tiempo para las respuestas. Es lo que tiene. Si primero no se concretan las interrogantes correctas va a ser difícil que se den las respuestas precisas que expliquen este desolador paisaje para unos y esperanzador para otros que dibuja el último barómetro/calentamiento del CIS. Si Podemos es ya tercera vía es, muy probablemente, porque siguen sin llegar respuestas creíbles desde el lado del bipartidismo que ha construido-amparado-consentido con sudores de alcoba tipo Monago el –este sí- doloroso muro de la corrupción que nos sobrevuela cada mañana.  En twitter @plopez58

(*) Este artículo fue publicado por vez primera el 9 de noviembre en el diario web La Columnata

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.