pepelopezmarin.es

Yo soy la Verdad

Mariano Rajoy durante su intervención en el comité ejecutivo del PP de ayer sábado“Creerme, yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, dijo Jesús a  la multitud que le seguía ante los primeros síntomas de duda. Y muchos lo dejaron todo. Decía que era Dios aunque la gente solo veía a un hombre, pero decidieron pisar sus pisadas. Rajoy nos dice ahora: “Es falso, nunca, repito, nunca he recibido dinero negro en este partido”. Nos lo dice como hombre, pero no nos da la oportunidad de preguntar. Nos pide que creamos en su honestidad, pero no quiere sentarse a nuestra mesa, compartir nuestras dudas. Otros, antes, también dijeron lo mismo.
Francisco Camps, el día que apareció implicado por vez primera en el caso Gürtel, juntó a su Gobierno y de buena mañana nos arengó de forma solemne diciéndome que todo lo de la Gürtel era una conspiración, que su partido en la Comunidad Valenciana estaba limpio, limpio, que no había financiación ilegal. José María Aznar lo teatralizó todo en aquel plano inmortal en TV: “Mirarme a los ojos, yo os digo que en Irak hay armas de destrucción masiva”. Y también fueron muchos los que creyeron en su palabra, muchos los que le siguieron ciegamente en aquel infernal camino de destrucción y muerte. No había pruebas, absolutamente nada, que corroborará aquel mirarme a los ojos, pero besaron el suelo que él beso. Nunca nos contaron que todo aquello supondría tanto dolor y tanta muerte de inocentes. Nos ocultaron esa parte del guión y cuando pudimos ver ya sólo existían ruinas. 
Pero, sí, es verdad, esta sociedad necesita creer que hay esperanza. Como los apóstoles siguieron a Jesús, como cientos de miles de ciudadanos creyeron y votaron a Camps pese a las evidencias y como muchos pensaron que Sadam era la viva encarnación del diablo en la Tierra sin pensar al tiempo que el diablo puede aparecérsenos travestido con ropajes del mismo Dios. Pero ahora, lo de Rajoy, es diferente. Nos pide que le creamos cuando las ruinas ya están aquí, cuando la tierra está abrasada, calcinada la esperanza, repartido el botín en cuentas suizas con claves alfanuméricas, en miles de euros gastados en confeti de fiestas cumpleaños y en misteriosos sobres de la vergüenza. Rajoy nos pide, mirándonos a los ojos, que le creamos. Nos habla desde la política, pero nos oculta que lo suyo hace tiempo que se convirtió en otra religión más. En mera cuestión de fe. En twitter @plopez58
Otras entradas relacionadas con la noticia:

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.