pepelopezmarin.es

Educación: divide pero no vencerás

Un momento de la manifestación del martes en Alicante contra los recortes en la educación públicaNo hay remedio. Mires por donde mires la realidad es doble y mirando doble el riesgo de despeñarse es alto. Tanto que cada día que pasa metidos en esta dinámica endiablada de romper puentes, el riesgo crece y crece. Ayer miércoles 22 de mayo lo hizo un poco más. Ayer se rompieron los pocos lazos que quedaban entre un Gobierno que parece empeñado en convertirse en el peor enemigo de gran parte de la comunidad educativa de este país. Y lo que es peor, cada día que pasa parece que esta manera de proceder es una ofrenda que hay que hacer para ganar credibilidad en el endiablado altar del dinero y los mercados.

La huelga de ayer en la enseñanza pública, la primera que se convoca de forma conjunta en todo el territorio nacional en los últimos treinta años, es un ejemplo palmario de que este país está dividido, peligrosamente dividido, dolorosamente dividido. Por un lado quienes sólo son capaces de entender que su verdad es el camino. Y para ello parecen estar dispuestos a marcar el paso a sangre y fuego, a golpe de decreto, obviando cualquier escenario de diálogo, y sin importar las víctimas que dejan atrás. Nada que negociar. Nada que hablar. Es el mensaje que llega de forma machacona. Son los recortadores y sus palmeros. No escuchan y confían en el cansancio de la gente, del ciudadano preocupado por la enseñanza pública que ayer y de forma importante se echó a la calle por enésima vez.

Y por si algo se escapa a este desolador paisaje ahí están sus palmeros para cubrir los huecos que dejan. A medianoche de ayer los diarios ABC y La Razón dejaban ya claro en sus portadas, esas que hoy están en los kioscos, cual era el mensaje y el mantra a repetir: la huelga ha fracasado. Poco o nada importaban los hechos. Es más, casi los únicos datos relevantes para uno de estos diarios eran los “incidentes” en Baleares traídos a portada, una cuestión menor elevada a categoría. Ni un atisbo de distancia con esa otra realidad que debieran respetar, ningún esfuerzo por entender qué está pasando en este país con la educación pública. Otra vez el nunca dejes que la realidad te pueda estropear una portada hecha desde la mañana.
Enfrente estaban los sindicatos ofreciendo unos datos –el 80% de seguimiento, decían- que tampoco ayudaban al debate. Y en medio de este desolador paisaje una comunidad educativa que, posiblemente, ha llegado a la conclusión de que ya nada puede esperar de este gobierno y a la que las fuerzas para mantener el pulso se le están agotando. Darse golpes contra una pared además de peligroso empieza a ser absurdo deben pensar.

Seguramente Mariano Rajoy y su ministro de Educación, José Ignacio Wert, puedan sentir hoy la tentación de creer que han ganado la batalla de los recortes. No saben que las gentes, maestros, profesores, padres y estudiantes que ayer salieron otra vez a la calle y que hoy se sienten maltratadas, ninguneadas, ridiculizada por sus propios gobernantes, volverán más pronto que tarde a plantarles cara y a rehacer los puentes que ayer saltaron por los aires por el peligroso empecinamiento de un gobierno autista que hace tiempo dejó de escuchar a sus ciudadanos. De un gobierno que hace tiempo que parece sólo se escucha a sí mismo, convencido como parece estar de que su única misión es ahondar en esta división, en el divide y vencerás. Casi se diría que todo su afán es ganar una batalla menor sin importarle que el país entero quede, otra vez, partido y, posiblemente, con un futuro más que incierto porque, como bien recogía una de las pancartas de la masiva protesta de Alicante, “sin educación no hay futuro”. Y con maestros y profesores cansados, agotados, ninguneados, casi vilipendiados, es –deben pensar ellos- seguramente el mejor caldo de cultivo para hacer que los colores que predominen en el lienzo que está por pintarse serán el negro y el gris. Seguramente es lo que persiguen. Pero la paleta tiene muchos más. Son los colores de la razón, del convencimiento de que podrán dividir pero no vencer. Sígueme en twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.