pepelopezmarin.es

¿Realmente somos tan tontos?

En este país de extremos cada vez vemos que hay más ruido y menos análisis, más charanga y menos violines. El ruido es lo que acaba ocupando más espacio en la radio, mancha más páginas de los periódicos, es lo que te ladra la tele apenas le has dado al play, y es, también, el griterío de las redes sociales. El ruido es como un salvoconducto que te asegura la audiencia y ser escuchado, pero que nos aleja de la salud mental, tan necesaria en una sociedad que aspira a ser más justa y democrática.

El informe PISA de adultos pretende evaluar las capacidades de las personas de 16 a 55 años

La última prueba de esto mismo ha sido el conocido informe PISA de adultos sobre habilidades y conocimientos de la población entre 16 y 65 años de los países avanzados y del que casi todos, periodistas incluidos, han hablado sin saber muy bien lo que realmente decía el dichoso informe. Una vez hecho el diagnostico que nos ha condenado otra vez al vagón de cola, la pregunta que podríamos hacernos: ¿Realmente somos tan tontos?

Hay un ruido intencionado, hecho son saña, que manipula para desinformar, que no es creativo, que lleva en su seno la semilla de la destrucción, que embrutece, que aniquila, que anestesia. Eso ha sucedido siempre y siempre tendrá su espacio, pero lo que llama la atención es que este ruido ambiental se esté extendiendo cada vez más y esté contaminando espacios y lugares en los que otrora había tiempo para la palabra y el pensamiento fino, para hilar la actualidad con sentido crítico, para no caer en el titular fácil, el de “los españoles a la cola...”  y repetirlo hasta la extenuación sin preocuparse de contextualizar, de explicar de dónde venimos, de cuál es el nivel y calidad de nuestra democracia, de que para valorar dónde estás tienes que saber antes de dónde vienes. Casi nadie explica eso. Y si alguien lo dice, enseguida el vocerío acaba apagando el eco de sus palabras.

El informe ha sido recibido con los brazos abiertos por la derecha mediática, por los políticos ayunos de consignas para llevar el agua a su molino. En el culmen del despropósito un titular de ABC aprovechaba que el Pisuerga pasaba por Valladolid para cargar contra su gran objetivo en estos momentos: la Logse, por lo visto la pócima de todos nuestros males. ¿Demagogia? Sí. ¿Lamentable? Por supuesto. ¿Sorprendente? No tanto. Forma parte de su ADN. Si construyes una Iglesia encima de una Mezquita nunca podrás comparar ambos monumentos.

Pero lo curioso, decía, es que esta misma forma de hacer se esté extendiendo a otros medios y ámbitos donde la reflexión era bandera y seña de identidad. En un programa de la cadena Ser una muy conocida periodista editorializada sobre este asunto y no tuvo empacho alguno en utilizar todos los tópicos al alcance y más. Que si es lo único que nos faltaba tras los desastrosos resultados del informe PISA, que si el sistema educativo español… sin preocuparse de la letra pequeña, sin preocuparse de aislar propaganda y verdad, sin preocuparse de contextualizar.

Curiosamente, en esta misma emisora, unas horas antes un catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, Julio Carabaña, explicaba que mucho de lo que se había dicho del dichoso informe de marras no era cierto, que en la comparativa faltaban muchos países, que no era cierto tampoco que saliéramos tan mal, que otras partes estaban sacadas de contexto y que los resultados no eran los que ya circulaban a velocidad de vértigo de un lado a otro de los noticiarios del país sin que nadie se hubiera preocupado de ir a la fuente original. Ya saben, no dejes que la realidad te estropee un buen titular. No dejes de hacer ruido si quieres que te escuchen. Pura algarabía.

La propia directora general de Educación que el pasado jueves daba a conocer el polémico informe educativo, curiosamente justo unas horas antes de que se aprobara en el Congreso con los votos exclusivos del PP, la polémica LOMCE (Ley Orgánica de Mejora y Calidad de la Educación), la conocida Ley Wert, habría el fuego de la tamborrada ¿Casualidad? No parece. ¿Manipulación? Si no lo era, le faltaba poco. ¿Malintencionada? Pues, la verdad, es lo que más se aproxima a la verdad. ¿Cómo se puede concluir, como vino a decir ella, que los resultados tan supuestamente desastrosos eran debidos a la famosa Logse cuando la mayoría de la población que recogía la encuesta nunca fue a clase –los que fueron, claro, que algunos ni eso- estando vigente la referida ley? Había que hacer ruido para tapar lo del día siguiente.

Nos hemos acostumbrado a que no expliquen ni argumenten los políticos, solo consignas; a los profesores e intelectuales cada día se les oye menos; los sindicatos bastante tienen con poner a salvo el poco prestigio que les va quedando tras años de estar en la diana de esta misma escandalera… Tanta consigna, a favor o en contra, casi da igual, hace que el ruido acabe ocupándolo casi todo. Parodiando a McLuhan se diría que el ruido mismo ha acabado siendo el centro del mensaje. 

Y todo esto, claro, sin que nadie nos explique que pasar unas pruebas tipo test sobre comprensión lectora y habilidades matemáticas solo significa que has pasado, con peor o mejor nota, dicha prueba. ¿Quién -me pregunto- no conoce a gentes de cierta edad que habrían sacado un cero en ambas pruebas y que están dotados de una inteligencia natural, de unas habilidades sociales, de una capacidad de análisis que para sí la quisieran muchos de lo que no paran de analizarnos diciéndonos una y otra vez que somos los más tontos y de que la culpa de todo la tiene esa maldita ley socialista de educación que ahora parece estar en el origen de todos los males?

Alguien, y no con buenas intenciones, lleva tiempo haciéndonos creer que somos los más tontos entre los tontos. Alguien ha descubierto que esta es también una manera de hacer negocio. Y lo curioso es que parece que nosotros también empezamos a pensarlo. O eso parece. Por eso debe que ser que preferimos la charanga a los violines. El ruido a la reflexión. En twitter @plopez58

Otras entradas relacionadas con este tema:

-Wert, el Robin Hood de los ricos

-Con el ministro Wert yo no habría podido estudiar

-Educación, divide pero no vencerás

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.