pepelopezmarin.es

Un rescate lleno de mentiras

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, estrangula en broma a De GuindosAl rescate le llaman recapitalización (Guindos dixit), a la subida de impuestos, IVA incluido, la refieren ahora como nueva ponderación de las figuras impositivas (Montoro mismamente hace unas semanas), y a los recortes ya hace tiempo que nos hemos hartado de oírles referirse a ellos como  simples ajustes (eso lo dicen todos, Cospedal mayormente). Todo un mundo al revés.

Y todo esto lo explican los campeones de la transparencia (“Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta”, Rajoy mismamente cuando era jefe de la oposición), quienes prometieron que nunca engañarían, quienes dijeron que decir la verdad era el primer paso ganar credibilidad dentro y fuera. Puede que con esta actitud de golpear y retorcer el diccionario y los argumentos ganen enteros allende las fronteras de este país donde el español no sea conocido del todo, que lo dudo, allá donde los mercados siguen sus reglas indescifrables, pero dentro de casa cada día les va a ser más difícil hacer creer que van en serio y que no engañan.

La imposible rueda de prensa de esta tarde del ministro de Economía, Luis de Guindos, tuvo como mínimo dos grandes fallas. La primera, que una decisión de este tipo nunca debió darla un ministro (quien demasiado hizo aguantando el tipo), sino su jefe, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que imaginamos mirando el televisor como un ciudadano más. ¿Qué habría dicho el mismo Rajoy si en un caso similar hubiese sido Pedro Solbes y no José Luis Rodríguez Zapatero el que explicara a los ciudadanos una medida que va condicionar el futuro de generaciones de este país? Y dos, y fundamental, que por mucho que Guindos haya huído en su intervención de la palabra res-ca-te como de la peste para evitar la estigmatización que ello puede suponer al país en el futuro, no de otra cosa cabe hablar aquí cuando el dinero (hasta cien mil millones de euros según el Eurogrupo) se da al Estado, para que lo inyecte a su vez a los bancos, vía FROB pero que, en caso de que éstos no pagasen, sería el propio Estado el garante de su abono a los prestamistas europeos. Y eso, se quiera o no, solo tiene un nombre.

Si no quieren llamarle rescate que no le llamen, si no quieren entender que sólo Rajoy debía ser el ángel anunciador, que no lo entiendan, pero desde este mismo momento deberán entender que una parte de la ciudadanía de este país pueda pensar que hay muchas formas de mentir. Una, como lo hizo Zapatero al negar la crisis; otra, como lo hacen Rajoy, el Gobierno y el partido que lo sustenta, el PP, cambiando la semántica de las palabras y escondiendo el alcance de los acontecimientos. Y eso, también, solo tiene un nombre. Se llama mentir. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.