pepelopezmarin.es

La CAM y las frases que nunca debimos oír

Son las frases que nunca creímos llegaríamos a oír. Han sido pronunciadas recientemente en sede parlamentaria y ante la comisión de las Cortes Valencianas que investiga el tocomocho de la CAM bajo el mando del triunvirato Modesto Crespo, Roberto López y María Dolores Amorós en los años dorados y en los tiempos del furor por el ladrillo. Ellos –dicen y nos dicen sin sonrojarse- no tuvieron nada que ver con el desastre, ni fueron responsables de nada, ni supieron nunca nada, ni previeron siquiera atisbos de tormenta en el horizonte. Ni un mea culpa. La responsabilidad, de haberla, siempre fue de otros, de quienes debían controlarles a ellos. Este es el resumen de sus tres intervenciones a través de algunas frases y afirmaciones pronunciadas por ellos.

-Modesto Crespo (presidente de la entidad por la gracia de Francisco Camps) dejó estas perlas el 7 de mayo : “Mi responsabilidad era institucional, no ejecutiva”; “Jamás he tenido sueldo, solo dietas”; “Otras personas eran las que tenían la responsabilidad de llevar a la CAM a buen puerto”; “(La intervención) tendrían que explicarla unos señores que han decidido no venir a esta comisión” (en referencia al Banco de España); “La voluntad del Consejo de Administración de la CAM ha sido la de amortizar las cuotas participativas y proteger los intereses de los ahorradores minoristas que han invertido en la caja”; (Mi relación con Camps) era magnífica, pero mucho antes de estar en la CAM”; “Los niveles de transparencia de la entidad han estado en estándares muy altos en comparación con el sector”.  Lo dijo y se fue por donde vino.

-El 21 de mayo María Dolores Amorós, segunda ejecutiva de la entidad en parte de la primera década del siglo y máxima responsable desde la ruptura del SIP hasta la intervención por el Banco de España, se limitó a negar cualquier responsabilidad y a culpar a esta entidad por negarle el plan por ella propuesto: “Tal vez era de difícil consecución, pero era un plan estándar, al uso en todo el sector”. Pero más llamativo fue la manera de quitarse de en medio de cualquier responsabilidad económica: “No he tenido nada que ver con la contabilidad de la caja”, afirmó. Y salió como entró.

-Misma fecha, mismo lugar, Roberto López Abad, director general de la entidad entre 2001 y 2010, ni siquiera dio la cara en el sentido cabal del término. Se excuso en la investigación abierta que tiene en marcha el Banco de España sobre su responsabilidad en el naufragio y que podría acabar en su imputación ante la Audiencia Nacional, para ahorrarse el trago. Eso sí, antes de abandonar la comisión leyó un folio, un simple folio, y también adiós muy buenas. Y como era de esperar, casi sus únicas afirmaciones fueron para señalar que “el esquema de toma de decisiones de la CAM estaba profundamente estructurado, con niveles de transparencia en un estándar muy alto dentro del sector”. Y sobre las cuotas, ese robo legalizado a miles de pequeños impositores que han visto sus ahorros de toda la vida reducidos a cero, solo tuvo estas frías palabras: “(La emisión de cuotas) se ajustó siempre a la legislación y estuvo atentamente supervisada por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores”. Ni una disculpa. Ni un pesar. Ni un lo siento. Nada que reprocharse.

Estas son algunas de las frases más llamativas. Las caras hay que imaginárselas. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.