pepelopezmarin.es

RTVV: mil despidos en el aire

Imagen de una de las protestas llevadas a cabo por los trabajadores de RTVV tras anunciarse hace 18 meses el ERE

Leyendo hoy el comunicado de prensa del comité de empresa de RTVV tras empezar a conocerse a primera hora de la mañana los 843 últimos despidos me ha venido a la cabeza la película Up in the air (En el aire). George Clooney encarna allí a un empleado que trabaja para una empresa que presta sus servicios a grandes corporaciones en crisis embarcadas en duros planes de ajuste laboral. Se trata de una forma de subcontrata aséptica que evita ese último momento de roce entre el directivo/empresario que despide y el trabajador que es despedido en momentos tan duros. RTVV no ha necesitado a ningún doble de Clooney para hacer la sangría. Ha preferido el método inocuo y cobarde de un correo electrónico.

La desvergüenza político-empresarial de esta forma de proceder solo es comparable a la desvergüenza en la gestión económica y de contenidos que han llevado a la cadena a ser hoy absolutamente marginal en la parrilla.

Denuncia el comité de empresa que ni siquiera a ellos se les ha comunicado en tiempo y forma la lista y el número exacto de afectados. Denuncian también que entre los despidos no se han tenido en cuenta ninguno de los acuerdos y criterios alcanzados con anterioridad, que han hecho tabla rasa con personas discapacitadas, que las dos periodistas que denunciaron el acoso sexual del exdirector general Vicente Sanz están en la calle (la tercera ya lo fue de Radio 9), y así hasta un sinfín de presuntas irregularidades que pueden abrir la vía judicial. Otras, que no las dicen ellos en este escrito, es que todo apunta a que de la quema han salvado a los afines políticos, los paniaguados y serviles y la cúpula directiva. 

Seguramente era difícil esperar otra cosa. De quienes han gobernado la televisión como un aparato de propaganda al servicio del régimen, de quiénes han castigado y apartado del escaparate de los informativos a los trabajados que no mostraban suficiente adhesión a la causa, era difícil aguardar un acto de generosidad en momentos tan duros y tristes como éstos. Ha sido, posiblemente, su penúltimo servicio. El último, suponemos, será entregar los despojos a unas cuantas productoras amigas a precio de saldo. 

En la película Up in the air creo recordar que George Clooney cuando está a punto de entrar en el club de los privilegiados gracias a sus grandes servicios a la empresa y tiene al alcance de la mano el premio especial que le permitiría un retiro dorado, la suerte cambia de lado y es él el despedido. No sé si a éstos directivos y expoliadores de la Radio Televisión Pública Valenciana les ocurrirá algo parecido, pero el guión parece apuntar en esa dirección. Que los próximos despedidos sean ellos y que para entonces no quede ni siquiera alguien encargado de hacer clic en el teclado del ordenador un sábado cualquiera para enviar el maldito correo con el que tan injusta y cobardemente se ha cerrado la vida laboral de más de mil trabajadores. 

El comité de empresa ha anunciado guerra. Habrá que estar atentos a los próximos movimientos y habrá que decir aquello de que, pese a todo y pese a tanto, el caso es caso abierto. Han puesto una brutal carta de ajuste, eso sí, pero los tribunales pueden hacer que una buena y profesional RTVV pueda volver, a pesar de todo, a estar en el aire. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.