pepelopezmarin.es

La pancarta de la vergüenza

La pancarta de la vergüenza: son nueve, pero representan a muchos más. Foto 15M La foto lo dice todo. Casi sobran las palabras. Una pancarta donde se puede leer, sobre fondo blanco, a un lado Marea Roja y al otro 15M, y en medio hay 6.202.700 razones que exigen una renta básica para los desempleados/as. Detrás, nueve personas, todos ellos con la boca tapada con espadrapo, dan la espalda a la sede de la subdelegación el Gobierno de Alicante en la Plaza de la Montañeta. Es el símbolo de los tiempos. La vuelta de la censura. El miedo a la calle. Silenciar para dar a entender que el problema no existe. Esconder la miseria debajo de las alfombras de Palacio. Pero existe. Son, de momento, nueve, pero representan a muchos más. A los parados, a los que están en trance de serlo, a los que aún no lo saben. A esos también.

La pancarta es la consecuencia directa de la negativa de la subdelegación del Gobierno a que un grupo de personas en paro instalase el pasado 15M un campamento permanente de debate sobre el problema del desempleo. Como graciosa contrapartida se les permite protestar, de pie o sentados, está prohibido hacerlo acostado, durante tres horas al día (de 18:00 a 21:00 horas). Parece un sarcasmo, pero es real como la vida misma. Proteste, pero solo unas horas. Chille, pero sin molestar. La estrafalaria decisión y de difícil encaje legal está recurrida judicialmente por los promotores de la iniciativa. Habrás que estar atentos.

Mientras,  casi sobran las palabras. No para la pancarta, que lo dice todo. para la actitud de una subdelegación que actúa movida por control remoto de un gobierno que tiene claro que la ocupación del espacio público no puede ser permitida de ninguna de las maneras. Sería el principio del fin. Por eso actúan así. 

Precisamente fue esta una de las conclusiones más relevantes del III Foro Social de Éticas y Espiritualidades que se ha celebrado el pasado fin de semana en la Universidad de Alicante: la ocupación del espacio público como ágora de debate, de coexistencia de la diversidad y de reivindicación de la justicia social es un paso necesario para hacer posible el cambio necesario. Lo dijeron así varios de los ponentes y se incluyó como tal en las conclusiones. Eso lo saben bien las primaveras árabes y lo saben en el Gobierno que retuerce la Ley para impedir que los parados, los desempleados, hagan visible lo que cada vez es más visible. Que la pobreza cabalga a lomos de un caballo negro que anda desbocado. Tres millones de parados no reciben ya ningún tipo de ayuda. Debe ser por eso que solo permiten protestar a horas. Ahí, de pie, mirando al frente y agarrados a la pancarta de la vergüenza. Curioso. Como una metáfora en sí misma y como muchos de los pocos trabajos que aún hay: de solo unas horas y por unas horas. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.