pepelopezmarin.es

Rajoy anuncia que se va a descansar

Mariano Rajoy cree que lo peor ya ha pasado y que todo cambiará a partir de 2014Mariano Rajoy está encantado de conocerse. Nada nuevo. Rajoy cree que la población, así en general, apoya sus políticas. Nada nuevo tampoco. Es, más o menos, el resumen de su primera intervención de esta mañana miércoles en el Congreso de los Diputados para explicar el nuevo paquete de reformas y recortes enviado a Europa, su testamento político de aquí a final de legislatura, la certificación de un fracaso vendido como la única salida posible. Rajoy habla sin pasión, sin convencimiento, sin autoridad, la que dan la esperanza y la confianza de los ciudadanos, pero sabe que tiene el apoyo de su partido, que dependen de él, y eso para él, un burócrata estilo viejo régimen, es más que suficiente para seguir al mando. Es un decir.

El panorama que nos ha descrito esta mañana el presidente en el Congreso es el propio del capitán de barco que está a punto de irse a descansar a su camarote porque la tormenta –cree- ya ha pasado. “Gracias a mí, el país no se hundió”, es el mensaje, el único mensaje de una actuación funcionarial, previsible, anodina.

Algún coletazo de tormenta, algún rayo puede quedar aún en el horizonte, reconoce, sí, pero nada más. En 2014 todo será mar en calma y cielo despejado, olvidando que las promesas como éstas son una y otra vez retrasadas, trenes que nunca llegan a la estación. Esperas llenas de vanas esperanzas. El futuro dibujado, en cambio, está al alcance de la mano. Él ya ha cumplido con evitar(nos) el naufragio de la nación. Si el resultado son más de seis millones de parados ("Estamos haciendo la mejor política de empleo", Rajoy dixit) , una pobreza creciente con más de dos millones de niños que no tienen asegurado el sustento necesario, miles de desahucios en marcha, algunos a palos como el que tuvo lugar ayer en Alicante, la juventud mejor preparada saliendo en las pateras de la desesperanza y el desconcierto, el deterioro de los servicios públicos básicos causando muertes por tuberculosis como en Baleares, la incertidumbre de las pensiones, qué importa todo eso. Solo daños colaterales.

A la misma hora que Él cumplía su papel administrativo de registrador de España, arrastrando los pies, cansado el gesto, conocíamos por el INE (Instituto Nacional de Estadística) que en el primer trimestre del año habían crecido un 30% las empresas españolas que entraron en quiebra. Otro daño colateral más. Poca cosa. Que nadie importune al presidente. Déjenle descansar. Cierren puertas y ventanas en La Moncloa que no se cuele lo que pasa en la calle. Bien mirado, quizás así logremos encontrar alguna salida. Con él delante parece se hace que será imposible siquiera el debate de lo que está pasando. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.