pepelopezmarin.es

25-S: de enemigos y compañeros

Con Paula Sánchez de León, ya saben aquella mujer que estaba sentada a la derecha del Pare (Camps), que iba para Honorable y a quien la caída en desgracia del jefe de la banda por cosa de unos trajecillos de nada, y que acabó enchufada en la delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana, supimos pronto y a porrazo limpio que éramos el enemigo. De pronto perdimos la inocencia. Nos creímos ciudadanos, con sus derechos y deberes y todo eso que aprendimos aún sin tener Educación para la Ciudadanía, pero pronto nos señalaron como el enemigo. Ser tal hace que te puedan llover porrazos por nada hasta en el carnet del DNI y sin que pase nada, que las pelotas de goma te abran el cráneo y que la única consecuencia es que al que manda el operativo le pueda caer una medalla al mérito policial cuando los ecos de la batalla se hayan silenciado. Ser el enemigo te despoja de derechos y abre paso a la aplicación de las leyes de la guerra.

La lección impartida por Sánchez de León y su otrora jefe de Policía en Valencia con motivo de la primavera valenciana parece haber creado escuela en Madrid. Dos adelantados de este manual bélico son el ministro de Interior, Jorge Fernández Diez, y la delegada (no confundir con deslenguada) del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Fieles al éxito del experimento valenciano creyeron que el 25-S de Madrid era un ensayo de la guerra por venir y como tal mandaron a sus tropas. Tan cegados iban aquellas brigadas que al repartir estopa no se pararon en discriminar entre enemigos y …compañeros. A uno de estos últimos, inflitrado entre los enemigos, le dieron lo suyo a pesar de que él no paraba de decir que “era compañero” (en caso de dudas, ver vídeo superior). Es lo que pasa, si organizas una guerra no puedes evitar que las balas vayan solo en una dirección, hay lo que se llaman daños colaterales. Y el compañero fue uno de ellos .

Ahora, acalladas las armas y a la espera de la próxima refriega, un auto del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, calificado de “pijo ácrata” por el segundo portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha acabado por poner a cada uno en su sitio. El escrito del magistrado es claro archivando la estrategia de guerra de los generales Cifuentes y Fernández. Dice el juez que ni había intención de tomar el Congreso por parte de los organizadores del 25-S como se dijo hasta la extenuación, ni había razones para el despliegue policial tan exagerado como se hizo. Lo que, por el contrario, a juicio del propio juez sí había eran razones para manifestarse “ante la evidente decadencia de la clase política”.

De seguir así las cosas, algunos políticos (Sánchez de León, Fernández Díez, Cifuentes…) y algunos policías van a acabar siendo ellos, ahora sí, los verdaderos enemigo de los ciudadanos que tan solo se manifiestan porque son las únicas armas que tienen para hacerse oír. Y, claro, porque están hartos de recibir todo tipo y clase de golpes de quienes tendrían que defenderles del auténtico enemigo. Lo ha dicho un juez, pero también lo dice el sentido común. En twiter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.