pepelopezmarin.es

Rajoy, el vendedor de tarjetas de residencia

Comprar una casa de 160.000 euros será un salvoconducto para obtener un permiso de residencia en EspañaRecuerdo que hace años un alcalde de Alicante y hoy diputado del PP en las Cortes Valencianas manifestó que al dinero no había que mirarle su procedencia. En su municipio –Torrevieja- empezaban a asentarse grupúsculos relacionados con la mafia rusa y ante la pregunta de un periodista por la alarma social que ello estaba creando él se limitó a mirar para otro lado y actuar: abrió los brazos de su pueblo a estos inversores “porque traían dinero” fresco. Poco importaba su procedencia, si estaba o no manchado de sangre y las consecuencias que ello pudiera tener para la convivencia. Hoy Rajoy se ha convertido en émulo de aquel alcalde al anunciar que su gobierno prepara una ley por la cual aquellos extranjeros que compren viviendas en España valoradas en 160.000 euros o más recibirán con su adquisición el regalo de la tarjeta de residencia en España “para que puedan disfrutar tranquilamente de su compra” en palabras pronunciadas hoy mismo por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

Si alguien albergaba dudas de la verdadera catadura moral de este gobierno hoy tiene una muestra de por dónde van las cosas. Poner precio a un derecho como este es no solo inaceptable y, posiblemente, inconstitucional desde el momento en que se establece una condición para acceder a un derecho –disponer de una determinada cantidad de dinero- que no todos pueden tener, rompiendo así la igualdad de acceso y disfrute del mismo, si no que se abre la veda a un peligroso campo donde todo, absolutamente todo, se podría comprar y vender. Más o menos estamos en la antesala de la privatización y la mercantilización del propio Estado. ¿Qué diferencia habrá a partir de ahora entre comprar una tarjeta de residencia legal vía adquisición de vivienda o adquirirla en el mercado negro al precio de unos miles de euros tras corromper a algún funcionario? ¿Qué diferencia habrá ahora entre dejarse corromper por estas mafias y extender tarjetas de residencia a cambio de dinero fresco con el respaldo del Boletín Oficial del Estado en la mano? Legalmente puede que una –que la Policía no te persiga- pero moralmente no parece que haya muchas diferencias más. Uno y otro son, o parecen, procedimientos que rozan lo criminal. Por qué a partir de 160.000 euros y no 159.000 es la pregunta que los ciudadanos tienen derecho a hacerse. ¿Si vendemos los permisos de residencia, es descartable pensar que un día se sacará también a la venta, pongamos por caso, la libertad de un preso? ¿Qué habrá que pagar por conseguir el excarcelamiento de un reo condenado a diez años por tráfico de armas? ¿Veinte, treinta, cuarenta… mil euros? Que no son comparables. Es lo que parecía pero con el camino iniciado ahora no está claro que esto no vaya a suceder.

Aquel alcalde, Pedro Ángel Hernández Mateo, está hoy varias veces imputado, acaba de ser juzgado por presuntamente otorgar una multimillonaria contrata sin los procedimientos que establece la Ley y es hoy poco menos que otro apestado más en el grupo popular de las Cortes Valencianas. Seguramente Rajoy piensa hoy lo mismo que aquél, que el dinero es dinero y no importa de dónde venga si tapa huecos. Que esté manchado de sangre, que la medida pueda acabar siendo una vía para el blanqueo de capitales, eso casi es mejor no pensarlo. Y si este precio tiene que ser el de la indignidad y el de poner al Estado de derecho en venta, pues qué vamos a hacer, se hace y ya está.

Un viejo dicho recoge aquello de que era tan pobre, tan pobre que sólo tenía dinero. Más o menos lo que le pasaba al referido munícipe, lo que le pasa hoy a este gobierno. Que solo les importa el dinero. Que reducen los derechos y libertades de los ciudadanos, el mismo Estado como garante de esos derechos, a una cuestión monetaria. Mateo prefirió los rublos rusos, Rajoy quiere pasar a la posterioridad como el vendedor puerta a puerta de tarjetas de residencias al módico precio de 160.000 euros. Es lo que hay. En twitter @plopez58 

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.