pepelopezmarin.es

Zaplana, el hombre de los milagros que nos trajeron hasta aquí

Eduardo Zaplana pasa por ser el gran hacedor de la Comunidad ValencianaSiempre me ha llamado la atención la facilidad con la que algunos políticos y responsables se desenvuelven para lograr salirse de la quema pese a haber sido ellos los que provocaron el incendio que arrasó todo. El olvidado y hoy felizmente jubilado en Telefónica Eduardo Zaplana es, sin duda, un personaje central de esta forma de proceder, un ejemplar preeminente y digno de estudio. Muchos han querido ir a por él, pero siempre (hasta ahora) ha logrado aparecer ante la opinión pública y ante cualquier escándalo sacudiéndose el polvo del traje y que otros paguen por lo que él ideó. Pero, para ser justos con su memoria, no deberíamos olvidar que el fuego que hoy nos consume en la Comunidad Valenciana (deuda, sanidad, educación, cajas de ahorros, tejido industrial…) es producto de sus recetas. Eso deberíamos tenerlo muy en cuenta para reconocérselo algún día.

Última actualización en Viernes, 22 Marzo 2013 00:06

RTVV: mil despidos en el aire

Imagen de una de las protestas llevadas a cabo por los trabajadores de RTVV tras anunciarse hace 18 meses el ERE

Leyendo hoy el comunicado de prensa del comité de empresa de RTVV tras empezar a conocerse a primera hora de la mañana los 843 últimos despidos me ha venido a la cabeza la película Up in the air (En el aire). George Clooney encarna allí a un empleado que trabaja para una empresa que presta sus servicios a grandes corporaciones en crisis embarcadas en duros planes de ajuste laboral. Se trata de una forma de subcontrata aséptica que evita ese último momento de roce entre el directivo/empresario que despide y el trabajador que es despedido en momentos tan duros. RTVV no ha necesitado a ningún doble de Clooney para hacer la sangría. Ha preferido el método inocuo y cobarde de un correo electrónico.

Última actualización en Sábado, 09 Febrero 2013 19:03

Emilia Soria y el sentido común

Emilia Soria no tendrá que ingresar finalmente en la cárcel gracias a la presión ciudadanaSe imaginan que quienes nos gobiernan, dirigen, deciden por nosotros, etc, aplicaran a sus decisiones algo tan elemental como el sentido común. Ya sé que cuesta, pero imagínenselo por un momento y seguramente llegarán a la misma conclusión que uno, que mucho de lo que ocurre y nos ocurre no estaría sucediendo.

En medio del lodazal en el que andamos metidos de hoz y coz hoy hemos podido respirar una bocanada de aire fresco, de ese viento que te reconforta por dentro y por fuera. Por una vez, a un problema hemos aplicado esa manida y sencilla receta. Emilia Soria, la joven madre de Requena (Valencia) que debía ingresar en diez días en la cárcel por comprar comida y pañales para sus tres hijos pequeños con una tarjeta de crédito que encontró en la calle, no irá finalmente a prisión

Última actualización en Miércoles, 06 Febrero 2013 12:20

Fabra: sin gobierno, sin dignidad

Alberto FabraSe imaginan que Rajoy, o Zapatero, o Aznar, o González, que más da, hubieran remodelado su gabinete en plena tramitación de los Presupuestos Generales del Estado, con la economía del país intervenida y en bancarrota, con algunos de los principales proveedores amenazando un día sí y otro también con el cierre patronal. ¿Se lo imaginan? Pues eso es nada más y nada menos lo que acaba de hacer el presidente de la Comunidad Valenciana al remodelar hoy su gobierno. El jefe del Consell, Alberto Fabra, ha aprovechado que el capitán del barco económico –el exconseller de Hacienda José Manuel Vela- se había dado un tiro en el pie al (presuntamente) filtrar en las Cortes Valencianas al principal imputado en la trama de las ONGs, el exconseller, exportavoz y excasitodo, Rafael Blasco, un informe que debía ir dirigido al Juzgado sobre el caso y que afecta personalmente a la defensa del propio Blasco, para cambiar lo que debió hacer y no hizo si quería hacerse respetar en julio de 2011 cuando accedió al cargo sustituyendo a un moribundo políticamente hablando Francisco Camps. Ha tenido 18 meses para hacerlo y, seguramente, ha elegido el peor de los momentos posibles.

Última actualización en Miércoles, 30 Enero 2013 10:12

Hernández Mateo no es (aún) Al Capone

Al exalcalde de Torrevieja y aún hoy diputado del PP por Alicante en las Cortes Valencianas, Pedro Ángel Hernández Mateo, le ha pasado, salvando las distancias históricas y geográficas, como a Al Capone, que solo pudo ser detenido muy al final de sus días y por un error en una de las casillas de su declaración de impuestos, pero no por los muchos presuntos delitos relacionados con su pertenencia a la mafia de Chicago por los que fue ampliamente perseguido por el FBI. La condena de hoy del TSJ al exmandatario torrevejense (tres años por prevaricación y siete de inhabilitación) viene a ser algo parecido a la falsa declaración de impuestos del mafioso americano que marcaría su final y su impunidad.

Última actualización en Jueves, 10 Enero 2013 19:05

25-S: de enemigos y compañeros

Con Paula Sánchez de León, ya saben aquella mujer que estaba sentada a la derecha del Pare (Camps), que iba para Honorable y a quien la caída en desgracia del jefe de la banda por cosa de unos trajecillos de nada, y que acabó enchufada en la delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana, supimos pronto y a porrazo limpio que éramos el enemigo. De pronto perdimos la inocencia. Nos creímos ciudadanos, con sus derechos y deberes y todo eso que aprendimos aún sin tener Educación para la Ciudadanía, pero pronto nos señalaron como el enemigo. Ser tal hace que te puedan llover porrazos por nada hasta en el carnet del DNI y sin que pase nada, que las pelotas de goma te abran el cráneo y que la única consecuencia es que al que manda el operativo le pueda caer una medalla al mérito policial cuando los ecos de la batalla se hayan silenciado. Ser el enemigo te despoja de derechos y abre paso a la aplicación de las leyes de la guerra.

Última actualización en Jueves, 10 Enero 2013 20:12

La cara y los ojos de Andrea

No conozco a Andrea, ni conozco a su hijo, pero a buen seguro ambos, madre e hijo, son la cara y los ojos que nos devuelven la verdad desnuda de lo que nos está pasando y nos interrogan por el hasta dónde estamos dispuestos a llegar con esta miserable política economicista y de recortes sin cara ni rostro. La historia no es mía, es de ella, de Andrea (el nombre es inventado, lo demás no), de su atrevimiento al mandarme unas amables líneas haciéndome partícipe de su desesperación, desorientación, rabia, también esperanza, y yo solo hago –con su permiso- que trasladar sus palabras envueltas en preguntas y reproches a quienes deberían saber que sus decisiones no son inocuas y que son las que hacen que cada día sean más las pequeñas historias como la de esta mujer anónima y de su hijo discapacitado se convierten en tareas titánicas por querer simplemente tirar adelante al comprobar que les van cegando todos los caminos de salida. Esta es su carta, es difícil contarlo mejor y en tan pocas palabras:

Última actualización en Jueves, 10 Enero 2013 20:45

El colesterol que no mata

Al levantarme esta mañana enseguida vi que algo no iba bien. Nada más salir de casa un vecino me lo detecta en el ascensor: tiene usted cara de que el colesterol de toda la vida se le está volviendo un poco loco, me aboca sin más. Hice como que no le oía, no le contesté pero raudo me fui a ver a mi médico de cabecera. Al llegar me encuentro que el viejo edificio del centro salud estaba cerrado. Colgado, por dentro, un cartel alertaba: Hasta nuevo aviso y a partir de ahora queda suprimida la atención sanitaria personal a los ciudadanos de la Comunidad Valenciana pues hemos descubierto que esto produce un déficit insoportable para las arcas públicas… Un largo párrafo explicaba las razones que habían llevado al presidente autonómico a declarar por decreto el estado de buena salud de todos los ciudadanos residentes en el territorio, especialmente los inmigrantes sin papeles. “Tras el éxito obtenido por la campaña de que todo el colesterol es bueno, la autoridad competente ha decidido que por motivos de ahorro se cierren centros de salud y hospitales públicos como medida tendente a hacer posible la salida de la crisis…”.

Última actualización en Viernes, 11 Enero 2013 11:56

Un rescate con huevos

 

Tres hechos en apenas 24 horas describen casi a la perfección el estado de cosas al que ha llegado la Comunidad Valenciana. Ante nuestra manifiesta incapacidad para hacer frente a nuestras obligaciones hemos tenido el dudoso honor de ser la primera comunidad de España rescatada por el Estado. Al mismo tiempo y en dos escenarios diferentes, Xàbia y Guardamar, los dos últimos presidentes de esta comunidad, Franciso Camps y Alberto Fabra, eran recibidos con abucheos y el lanzamiento de huevos por parte de una ciudadanía que tiene razones más que suficientes para sentirse indignada, cansada y ultrajada ante tanto atropello y tanto sinsentido. Se podrá escribir de otra manera la historia reciente de esta tierra, pero estos tres actos así entrelazados, rezo por medio, ejemplifican como ningún otro el de dónde venimos y a lo que hemos llegado: un desastre en la gestión y una incapacidad manifiesta para ofrecer un futuro de esperanza.

Última actualización en Viernes, 11 Enero 2013 12:45

Valencia: humo, solo humo

Uno de los incendios que han calcinado más de 50.000 hectáreas en la Comunidad ValencianaUn viejo aforismo nos enseña que por el humo se sabe dónde está fuego. Eso sucede en casi todos los sitios y lugares, no en la Comunidad Valenciana. Aquí, en la tierra de los parientes zafios de Alí Babá en berlanguiana nueva versión aún por filmar del Todos a la cárcel, si seguimos la pista del humo solo encontraremos más humo. Y eso, por si alguien pensaba que otra manera de ver y hacer las cosas era aún posible.

Última actualización en Domingo, 04 Agosto 2013 17:48

Fabra decide: con la decencia o con los corruptos

El presidente del Consell, Alberto Fabra¿Hasta cuando va a poder aguantar el presidente del Consell, Alberto Fabra, que un día y otro también le exploten entre las manos las bombas de efecto retardado de la corrupción protagonizadas por algunos de sus altos cargos y/o diputados autonómicos? ¿Se puede gobernar con esta espada de Damócles continuamente levantada o es llegado el momento de tomar una decisión drástica que no tenga vuelta atrás? De la respuesta a esta doble pregunta va a depender en gran medida lo que suceda en esta tierra en el incierto futuro inmediato, pero lo que es evidente es que el presidente del Consell tendría que decidirse si no quiere ser él también el que salga atropellado por los acontecimientos. Ayer fue el caso del excalde de Torrevieja, Hernández Mateo, al que que el Tribunal Superior de Justicia ya ha abierto juicio oral por prevaricación y falsedad documental, en la recámara está Blasco, y no muy lejos de allí la lista es casi interminable. Demasiada munición para los duros tiempos que vienen.

Última actualización en Jueves, 29 Noviembre 2012 12:26

Cosas que se pueden hacer con 14 millones

Aurelio izquierdo (d) junto a José Luis Olivas el día de su toma de posesión en BancajaPara entender de qué hablamos cuando decimos que Aurelio Izquierdo se va a embolsar 14 millones de euros por ser colaborador necesario en la voladura descontrolada de Bankia/Bancaja, ese fenómeno bancario que ha acabado siendo el mayor agujero financiero que se recuerda en este país, es saludable y de higiene democrática que nos preguntemos qué podríamos hacer con esapequeña cantidad de dinero que ahora todos los contribuyentes vamos a tener que darle solidariamente tras la nacionalización de la entidad por parte del Gobierno presidido por Mariano Rajoy.

Última actualización en Domingo, 25 Noviembre 2012 18:47

Fabra: más Comunidad en positivo, menos trajes y (también) menos payasadas

Alberto Fabra jura el cargo de presidente del Consell, acto al que no asistió ningún representante nacional de su propio partido. En apenas una semana el nuevo presidente del Consell, Alberto Fabra, lleva insistiendo en una idea central. Casi no hay entrevista, declaración o intervención en las Cortes Valencianas donde no lo recuerde. Ayer, en su toma de posesión, volvió a hacerlo: «Aspiro a que únicamente se hable en positivo de la Comunidad Valenciana». Es loable que así sea. Otra cosa es si su insistencia en la frase, en la afirmación y en el deseo puede resultar de efecto contrario al perseguido. Incluso, acabar siendo una frase vacía que se vuelva contra su autor. Y más, si las declaraciones que se hacen por algunos de sus próximos, los actos de gobierno que se impulsen y las decisiones que se tomen no acompañan y ayudan.

Última actualización en Martes, 06 Agosto 2013 21:02

Y cuando Fabra despertó, Camps todavía estaba allí

Imagen del Posiblemente Alberto Fabra no podía ir ayer más allá en su estreno parlamentario como candidato a presidente del Consell. Es lo que tiene ser designado y no elegido. Si a uno le eligen en un congreso o en unas elecciones democráticas, el campo de maniobra se abre, el horizonte se ensancha y la capacidad de tener un discurso propio se hace más fácil. Si a uno le eligen puedes dejar tu sello y tu manera de ver las cosas sin miedo a que nadie te mire de reojo o sientas que algún gesto amenaza tu posición. Es lo que dan los votos, la fuerza. Si simplemente eres elegido a dedo por un grupo de notables para salvar una situación límite, si ni siquiera la mayoría de tus compañeros de partido han podido pronunciarse sobre tu nombre, mucho menos los ciudadanos, que ni de lejos intuyeron que al que elegían el 22-M no era a Camps si no a Fabra, entonces puede que estés obligado a guardar las formas en demasía. De alguna manera es lo que sucedió ayer martes 26 de julio en las Cortes Valencianas.

Última actualización en Miércoles, 27 Julio 2011 22:55

Y después de Camps y la CAM, ¿quién paga la fiesta?

La CAM fue nacionalizada el pasado viernes por el BCEUna posible conclusión de los dos grandes titulares de la semana última -Camps y la CAM-  es que, ahora sí, parece que la fiesta se acabó. Por eso es bueno que  la semana pasada sea eso, pasada. Si dura un poco más no quedan ni los cimientos de esta tierra. Y es que hay veces que las malas noticias se amontonan. Unas tapan a otras y apenas si hay tiempo de digerirlas. La última ha sido una de esas que serán recordadas tiempo. Pero los acontecimientos no ocurren por que sí, tienen una antesala y lo sucedido ahora era, quizás, demasiado previsible. Entre el portazo de Camps del miércoles 20 de julio y la nacionalización-intervención de la CAM por el BCE (Banco de España) apenas pasaron 48 horas. Y lo preocupante es que, seguramente, esto, con ser muy grave, solo es la punta del iceberg de una descomposición social y económica mucho mayor que no vemos aún, que intuimos,  pero que está ahí y que irá saliendo poco a poco por el simple efecto de la presión y de las burbujas que necesitan salir para poder respirar.

Última actualización en Martes, 06 Agosto 2013 20:44

Camps ya descansa, Rajoy sigue recostado

Camps, ayer, posando su cabeza en los hombros de una consellera de su gobierno tras anunciar que dimitíaLo más fácil sería concluir que en esta historia hay un claro vencedor, Mariano Rajoy, y un gran derrotado, Francisco Camps. Pero puede que no todo sea tan fácil ni tan sencillo. Hay razones para pensar que una vez más Francisco Camps le ha ganado el pulso a Mariano Rajoy. Como si de una reencarnación del mismo Cid Campeador se tratase, aún muerto políticamente desde hace mucho, Camps ha vuelto a dejar en evidencia al presidente nacional del PP. El ya expresidente del Consell se ha negado a torcer el brazo y aceptar su culpabilidad como le pedían insistentemente desde la sede central del PP en Génova 13, pagar la multa y dar paso a un relevo sin altavoces pasado el verano, cuando la tormenta mediática hubiese amainado. Camps, al dimitir apenas semanas después de ser investido presidente por tercera vez, ha decidido inmolarse él tirando por la calle de en medio y provocar el mayor de los estruendos políticos en la Comunidad desde que se constituyeran las primeras Cortes Valencianas de la democracia. No está claro que esto haya sido lo mejor para Camps. Tampoco para Rajoy.

Última actualización en Jueves, 21 Julio 2011 22:30

Camps y Clinton, dos vidas (y dos mentiras) paralelas

Camps no es Clinton, eso es evidente, pero en cierto sentido sus problemas con la justicia sí parecen recorrer caminos paralelos. El ex presidente de EEUU Bill Clinton estuvo a punto de tener que dejar el cargo por haber mentido ante el Gran Jurado en la investigación abierta por sus relaciones sexuales en el despacho oval con la becaria Mónica Lewinsky. La razón que le hizo estar durante dos años al borde del precipicio no fueron aquellas relaciones, sino haber negado los hechos en su primera declaración y haber intentado obstruir la investigación judicial. Esa fue su cruz y su principal amenaza. Un presidente que miente no es digno de estar al frente de la nación. El contrato de confianza entre los ciudadanos y su presidente debería incluir siempre esta premisa. ¿Tiene esto algo que ver con Camps? Parece evidente que cada vez más.

En el caso de los trajes presuntamente regalados al presidente del Consell por la trama corrupta de Francisco Correa yEl Bigoteslo más grave no es ya lo que se va a sustanciar en el juicio por cohecho impropio impulsado por el magistrado del TSJ José Flors contra Camps y tres ex altos cargos del PPCV, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret y en cuyo auto el magistrado deja claro que el único propósito creíble de los regalos era «ganarse su favor». Por esto podrían ser condenados todos ellos a pagar una multa económica, pero dicha sanción no llevaría aparejada en ningún caso su inhabilitación para ejercer cargo público, por lo que legalmente nada le obligaría al propio Camps a apartarse de la jefatura del Consell. Y esto es así porque el TSJCV se ha empeñado de forma harto extraña en separar la causa de los trajes del resto de la investigación de la trama corrupta de la Gürtel en su vertiente valenciana.

Pero siendo lo del cohecho impropio muy grave y razón más que suficiente para que Camps se viese obligado a tener que dejar el cargo, el argumento definitivo parece ser otro: la mentira. En su defensa como ciudadano Camps tiene el derecho a mentir, en su condición de presidente de la Comunidad Valenciana ya no está tan claro que le asista esta posibilidad. Rajoy lleva meses diciendo que España no se merece un presidente (por Zapatero) que nos mienta por la crisis económica. Si este razonamiento es válido para Zapatero, aún no estando claro que Zapatero mintiese de forma deliberada al principio de la crisis, con qué razones va a defender Rajoy ahora al jefe del Consell si finalmente es condenado. El presidente Camps fue

  rotundo y contundente en marzo de 2009 en el foro del diario ABC al contestar a una pregunta de su entonces director, Ángel Expósito, sobre si se pagaba o no sus trajes, al  afirmar que «Claro que me pago los trajes; yo me pago mis trajes». A la luz de los hechos últimos parece claro que arriesgó demasiado.

Si la sentencia final confirmase el auto del magistrado Flors, la pregunta  a la que tendría que responder el propio Camps, y el PP por extensión, sería más o menos la siguiente: ¿Por qué tenemos los ciudadanos que aguantar a un presidente que nos miente? Este es el fondo de la cuestión. Los trajes solo son el adorno de un asunto que empieza a ser demasiado chusco, que distrae la acción política y que impide que el Consell dedique sus esfuerzos a lo urgente y necesario. Pero eso ya no afecta solo a lo que decidan los tribunales, si no a la credibilidad misma del sistema democrático. De esto el candidato del PP, Mariano Rajoy, debería ser consciente y a él correponde la última palabra si el presidente valenciano sigue mirando para otro lado. Salvo, claro, que esté dispuesto a defender que lo que vale para los españoles no sirva para los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Como Clinton, el problema ya no es el delito primigenio, las relaciones sexuales con una subordinada -aquí, el recibir trajes de una trama corrupta-, sino la mentira, la ruptura de la confianza derivada de sus propias palabras, del «Claro que me pago mis trajes, yo me pago mis trajes». Esto, quiérase o no, no está en el Código Penal, si no en la conciencia de cada uno. También, suponemos, en la del presidente del Consell. Y ello siempre que todo este larguísimo proceso no le haya acabado por nublar el entendimiento, que es lo que, a veces, parece esté ocurriendo en verdad. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Última actualización en Viernes, 05 Julio 2013 19:28

Camps, el TSJ y unos trajes de punto y seguido

¿Seguirá Camps al frente del Consell aún en el caso de una condena por el caso de los trajes de la red corrupta Gürtel? La pregunta parecía tener periodísticamente hasta no hace mucho sólo una respuesta: no. Pero hoy, conforme se acerca esta posibilidad, esto ya no parece tan claro. Tanto, que cada vez se hace más verosímil la opción de que el jefe del Consell estaría dispuesto a gobernar aún con la mancha judicial de esta supuesta condena. Y todo ello con el beneplácito de Madrid y del propio Rajoy. ¿Es esto política-ficcion? No parece a tenor de los últimos datos e informaciones que se van dejando caer aquí y allá.

El TSJ está a punto de decidir si el presidente Francisco Camps va al banquillo de los acusados por los trajes de la Gürtel. Para hoy martes está prevista precisamente la vistilla previa en la que se deberá decidir por parte de este tribunal si el tema acaba finalmente en juicio oral, como pide la Fiscalía, o la investigación se archiva, como, lógicamente, pide la defensa del presidente del Consell. De tales medidas y, sobre todo, de su decisión final, parecía depender en buena medida el futuro político más inmediato del presidente valenciano. Al menos eso era lo que se suponía hasta aquí. Las cosas están cambiando.

Hasta ahora se daba por descontado que un presidente condenado por recibir regalos de una trama corrupta no podría aguantar en el cargo, dando por hecho que la presión mediática, política y social le iban a ser insufribles e inaguantables. Y, sobre todo, porque el candidato y presidente y candidato del PP a las generales, Mariano Rajoy, no se podía permitir el riesgo de concurrir a unas elecciones con un presidente de una comunidad como la valenciana condenado, aunque solo fuera por una cuestión para algunos tan menor como el cohecho impropio, que viene a ser algo así como recibir regalos de forma reiterada pero sin vincularlo a la contraprestación de decisiones favorecedores hacia quienes te hacen dichos regalos. Pero resulta que no. Los acontecimientos no parecen ir precisamente en esa dirección. A día de hoy ya no está tan claro que una hipotética condena fuese a ser razón suficiente para que Camps se vaya o le obliguen a irse.

Durante las últimas semanas se ha dejado caer desde el PP de la Comunidad Valenciana la especie de que ni con una condena habrá dimisión. Que no sería esta razón suficiente para tan drástica salida y que el asunto de los trajes no tiene calado político para tal desenlace. Lo han dejado entrever en algunas de sus declaraciones el exconseller Rafael Blasco y la hoy número dos del gobierno del Consell y portavoz del ejecutivo autonómico, Paula Sánchez de León. Ha sido, si se quiere, una suave preparación del terreno a modo de barbecho político ante una posible condena que algunos ya dan por descontada. Lo que parecía destinado a consumo interno parece que va calando.

Lo nuevo es que en la sede del PP de la calle Génova de Madrid se estaría empezando a dar por buena esta posibilidad. Y todo ello como mal necesario para evitar un choque de trenes de peores consecuencias, tal y como se podía leer en algunas informaciones periodísticas del fin de semana. Sería el triunfo de la doctrina del mal menor. Una vez demostrado que a los ciudadanos nos preocupa la corrupción; que estamos convencidos de su existencia cuasi generalizada, pero que dicha preocupación no acaba transformándose casi nunca en castigo electoral para quienes la practican o la amparan, no habría necesidad perentoria de forzar dimisión alguna. Quienes esto defienden apuntan que Rajoy ha llegado hasta aquí acompañado de Camps y su corte de imputados con unos resultados electorales excelentes y que por tanto no habría necesidad alguna de cambiar el rumbo.

Por eso, aunque la decisión que hoy adopte el TSJ pudiera parecer capital para el futuro político inmediato del presidente y de su gobierno, conforme pasan los días y las horas, todo apunta a que incluso una posible fotografía del presidente sentado en el banquillo de los acusados ya no sería ni tan grave ni tan demoledora. La consecuencia es que el propio Camps, en el peor de los casos, estaría dispuesto incluso a seguir gobernando con esa tacha judicial a sus espaldas. Sería un síntoma claro de la degeneración y de la berlusconización de la política valenciana y española, pero, llegados aquí, seguramente la salida más probable. Y, bien visto, más coherente por parte de quienes siguen pensando que ellos son incompatibles con la corrupción y que el problema lo tienen los jueces y la policía.

Camps y su corte de corifeos parecen cada vez más convencidos de que la cuestión de los trajes no les va a suponer punto y aparte alguno en su manera de entender la acción de gobierno. Sólo, y como mucho, un punto y seguido. Ya lo dijo el propio Rajoy en su día: ¿Quién se cree que un presidente se vaya a vender por tres trajes? Él, parece que cada día lo tiene más claro independientemente de lo vayan a decir los jueces.

Última actualización en Viernes, 05 Julio 2013 19:25

Doble indignación: del crucifijo a la carga policial

Font de Mora y Juan Cotino, ayer, durante el acto de constitución de las Cortes Valencianas con el polémico crucifijo presidiendo la sesiónHay gestos que definen y apuntan al futuro. El del nuevo presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, de trasladar el crucifijo que tenía en su despacho de conseller a la presidencia de la Mesa de las Cortes donde diputados de diversas sensibilidades debían jurar o prometer ayer el cargo, es uno de esos hechos que marcará la nueva legislatura y que sin duda será recordado largo tiempo. Sus primeras palabras, las de Cotino, como segunda autoridad de la Comunidad y su llamamiento a la unidad y a remar todos juntos para superar las grandes dificultades del presente, quedaron sepultadas por esta desafortunada y excluyente decisión.

Última actualización en Viernes, 10 Junio 2011 23:38

Corrupción, imputados, paro, nepotismo, tráfico de influencias... pero no pasa(ba) nada

Trillo hace una Estábamos acostumbrados a ver lo bien que convivían en los periódicos, en la televisión, en las encuestas, en la calle y en la barra del bar si se terciaba, los nombres de conocidos responsables políticos con palabras como corrupción, imputado, nepotismo, prepotencia, oscurantismo, malversación de fondos públicos, tráfico de influencias, paro... Nos habían dicho hasta la saciedad que eso no importaba, que era parte del sistema. Que no había otra. Nos parecía, o eso decían, normal.

Última actualización en Viernes, 20 Mayo 2011 22:44

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.