pepelopezmarin.es

PSPV & Compromís: Ni limpieza, ni decencia

Las disputas entre Mónica Oltra y Ximo Puig por presidir el Consell puede hacer descarrilar el pacto de izquierdas Dos frases aproximadas, no textuales. Unas semanas antes del 24M, el escritor valenciano Rafael Chirbes en el ADDA (Auditorio de la Diputación de Alicante) se expresaba así: “Lo que no entiendo es por qué esta gente no se pone de acuerdo en diez puntos básicos, se presentan a las elecciones y empiezan a hacer limpieza; sólo se trata de eso”. Emilio Lledó, en una entrevista a Juan Cruz en el diario El País tras recibir el Premio Princesa de Asturias a la Comunicación, lo expresaba de esta otra manera. “Ojalá este domingo regrese la decencia”.

Han pasado apenas 17 días de aquella fecha donde tendría que haber empezado a abrirse camino la “limpieza” y la “decencia” debía presidir las relaciones de los nuevos gobernantes entre sí y con la gente y cada vez más ciudadanos en la Comunidad Valenciana tienen más razones para empezar a preguntarse si lo que miles de ellos dijeron el 24M da para esa tarea necesaria, urgente, higiénica -ya saben, limpieza y decencia- o, por el contrario hay que reconocer que no hay material humano mínimo, ni para lo uno ni para lo otro y que la ruptura de las negociaciones de hoy es la prueba de ello.

El espectáculo entre lo esperpéntico y tacticista, entre ventajista y de un cierto desprecio al adversario, en el que vemos con tanto descaro se mueven Compromís y PSPV para ver quién de ellos -Ximo Puig o Mónica Oltra- se hace con la presidencia de la Generalitat Valenciana, es, o parece, solo un indecente juego de tronos de una temporada anterior y ya vista. Y, además hay un riesgo latente y nada despreciable en todo esta pelea: empiezan a (re)abrirse heridas del pasado que, posiblemente, incluso si la sensatez y la cordura acaban imponiendo su agenda, serán difíciles de cerrar y serán germen de futuras desconfianzas con las que gobernar de forma conjunta va a ser harto complicado.

Las lecturas interesadas de los resultados electorales y de los votos ciudadanos (no valen lo mismo los míos que los tuyos, tu bajas y yo subo, etc., etc.) que con tanta insistencia se habla por parte de unos y de otros, y de sus correligionarios, empieza a parecerse más a un vodevil y/o sainete que un acto de regeneración y diálogo democrático, y eso y por mucho que se diga que todo esto es normal y forma parte del guión. ¿De qué guión?, ¿De qué normalidad?, cabría preguntarse.

Caer en el juego de alinearse a uno u otro lado, de decir quién es más (o menos) culpable en este escenario del despropósito, es lo que ellos -los negociadores de siempre utilizando los argumentos de siempre- quieren, pero seguramente no es lo que la mayoría de sus votantes les dijeron el 24M, gente que posiblemente (solo posiblemente) estén más próximos al pensamiento explicitado ante el 24M por Rafael Chirbes y Emilio Lledó. Ya saben, limpieza y decencia, dos palabras ahora mismo mal pronunciadas por Compromís y PSOE. En twitter @plopez58   

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.