pepelopezmarin.es

Si yo fuera Castedo… miraría de coger ya el petate

Sonia Castedo en un pleno municipal de Alicante. Foto L. Hevesí/El MundoSi uno fuera Sonia Castedo, que, evidente, no lo es, cogería el petate y me iría por donde he venido. Pero Castedo es mucha Castedo. Su ego es grande y no cabe en un camión, ni siquiera en un camión de Enrique Ortiz, y los intereses que mueve a su alrededor, casi que tampoco. Así que cualquiera sabe. Pero, insisto, si yo fuera la alcaldesa de Alicante ya estaría pensando en cómo dejarlo.  Siempre es mejor escribir que te fuiste antes de que te echen.

A esta alturas de la película la cuestión no es, no parece, aventurar si el PP apoyará o no a Castedo para que encabece el cartel electoral del partido de la gaviota en Alicante, aunque eso es lo que se debate en los periódicos. Es este, le parece a uno, tema menor. Hay otro tema que lo sobrevuela todo. ¿Es indigno social y políticamente que la alcaldesa siga queriendo ser la cara del PP en Alicante?

La cuestión, ya digo, más bien es o parece esta. Si Castedo, con toda la pesada carga de sospechas de corrupción, de connivencia con el dueño de medio Alicante, el mentado Enrique Ortiz, de fiestas del pijama en Andorra, de vacaciones en yates del susodicho, debería (o no) evitar a la ciudadanía el dilema de decidir por ella.

Y es que ni siquiera si, cosa sorprendente, saliera indemne judicialmente de los muchos líos que tiene, sería ya suficiente. No ahora. Hay veces, momentos, en los que una absolución es peor que una condena. Solo basta mirar a Francisco Camps, que desde que fue absuelto no ha vuelto a ser el mismo. Pero, claro, Castedo es mucha Castedo.

Ya se sabe que los ciudadanos son muy suyos, que las urnas se han llenado de papeletas a favor de los corruptos, presuntos o no, que eso ha pasado en este país, y que (casi) todos parecían aplaudir. Pero era (esperemos) otro tiempo. Pasó, ese es nuestro pecado, pero deberíamos confiar que no volverá a ocurrir. La alcaldesa de Alicante debería pensar en esto. Que lo que pasó puede que no ocurra.

Que los prebostes del despartido José Ciscar y Serafín Castellano anden estos días a la greña quitando y poniendo el nombre de Castedo en la lista, no quiere decir nada. Si acaso que el PP sigue sin enterarse de lo que ayer era aceptable hoy puede que no lo sea tanto. Y que el tiempo que echan en ajustarse ellos las cuentas intercambiando cromos, son tiempos viejos. Será política, sí, pero política vieja. Que lo piensen también.

Ya digo... si yo fuera Castedo, que no lo soy, vería de coger el petate y me iría de la mejor forma posible antes de que los ciudadanos me echaran. Trabajo, digo yo, no le iba a faltar entre tantos amigos. Pero Castedo, ya digo, es mucha Castedo y parece dispuesta a seguir sonrojando a los ciudadanos. En twitter @plopez58 

OTRAS ENTRADAS RELACIONES CON ESTE TEMA:

-Castedo, Ortiz, El PGOU, Rabasa, Ikea y otras mentiras

-De huevos, gallinas, Castedo, Ortiz, Ikeas

-Sonia Castedo le pone un GPS a Enrique Ortiz

-Los muertos que Díaz Alperi guardaba en el armario

-Casi todos (los alcaldes) imputados

-Castedo-Ortiz: ¿Amistad o negocio?

 

 

 

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.